Nobody is Normal: Primavera Sound quiere ser un espacio libre de violencia y discriminación de género

¿Qué es Nobody is Normal? Una acción de sensibilización y atención contra las agresiones y el acoso a los que están expuestas aquellas personas que desafían las normas de género. El desafío debe ser precisamente que deje de ser un desafío: cada cual marca su propia norma.

Vale, esa es la teoría. ¿Y la práctica? En el Parc del Fòrum se instalarán dos stands informativos de sensibilización y atención a los que se podrá acudir tanto a reportar cualquier caso de violencia y discriminación de género sufrido o detectado como a conocer los detalles de la acción Nobody is Normal. Además, habrá personal itinerante responsable de tareas de información y detección de posibles casos.

¿Quién es normal? Quizá, después de todo, no existe una nueva normalidad, sino infinitas. Tantas como personas. Desechada la norma única, queda una conclusión: por suerte, nadie es normal. Nadie. Ni arriba ni abajo del escenario. En una edición tan simbólica como esta, que presenta una programación musical paritaria y que visibiliza como nunca cuerpos, representaciones estéticas y formas de existencia que van más allá de las convenciones de género, los esfuerzos de Primavera Sound por abrir miras no podían ceñirse a los límites de un cartel. Porque un cartel no es más que eso: un cartel. Lo verdaderamente importante ocurre en torno a él. Que alrededor de lo estrictamente musical no se creen márgenes ignorados es responsabilidad de todes.

¿Por qué es importante Nobody is Normal en Primavera Sound? Ya lo dijimos el año pasado: Fight for your right to party, party for your right to fight. En un espacio propicio para la transgresión como es un festival, vivir tu propia expresión de género y tu propia sexualidad nunca puede ser motivo para sufrir cualquier tipo de violencia o discriminación. Primavera Sound también es tuyo y nadie tiene derecho a arruinártelo.

¿Y qué pasa entonces con No Callem? Tras la positiva experiencia registrada en 2018 en su año de implantación, el protocolo No Callem contra el acoso y las agresiones sexuales en espacios de ocio nocturno impulsado por el Ajuntament de Barcelona se seguirá aplicando. Cualquier incidencia será atendida por el personal de Nobody is Normal.

¿Por qué se amplía? Porque la violencia sexual es solo una de las violencias de género que se pueden dar en los espacios públicos. Nobody is Normal actúa contra la transfobia, la homofobia, la lesbofobia o cualquier otro intento de perpetuar la distribución de funciones y comportamientos en relación a las formas estrictas de lo que supone ser "hombre" y "mujer".

¿En qué puedo ayudar yo? Apelamos a una convivencia respetuosa entre todos los asistentes, pero si presencias algún caso de agresión o comportamiento inadecuado, no te calles. Puedes comunicarlo a un miembro de nuestro equipo: todas las personas que trabajan en el festival han recibido indicaciones sobre la iniciativa y su protocolo de actuación. Y si tienes cualquier duda, acércate.

+Noticias