102 / 226

Saturday 01 de June

Primavera Sound Barcelona

Parc del Fòrum

Los pulpófilos –no nos referimos a octópodos– del mundo tenemos solo dos mandamientos: amarás a Jarvis por encima de todas las cosas y no leerás las letras de sus canciones mientras escuches las canciones. Así nos instruyó monseñor Cocker himself en Freaks (1987) y así lo hemos hecho desde entonces. Peeeero no nos dijo nada de no usar esas letras para escribir textos sobre él. Desde It (1982) –fun fact, lee el nombre del grupo más el nombre del disco y verás desde dónde predica el de Sheffield–, hemos tenido el deseo de alcanzarle, ¡ya no digamos de tocarle! (Wishful Thinking), y se nos hizo Master of the Universe desde el segundo álbum de Pulp, con sus movimientos de bichopalo sexy, titiritero de nuestros corazoncitos brit bajo sus dedos afilados. Pero también se baja al barro y nos demuestra que es uno de los nuestros mezclándose con el público del Fòrum cada vez que nos visita, aullando Common People –que levante la mano quien estuviera en el Primavera de 2011 con ese concierto llamado “a hacer historia” con dedicatoria ardiente a la acampada de Plaça Catalunya– y con “I Never Said I Was Deep”. Nos disculparéis si no ponemos ninguna del His’n’Hers (1994) porque somos incapaces de escucharlo y hacer otra cosa a la vez. Volvió al Fòrum en 2017 con Steve Mackey y su proyecto Dancefloor Meditations, y fuimos a verle aunque no teníamos ni pajolera idea de lo que haría. Como iremos esta vez, otra vez, como todas las veces. Porque a Jarvis se le ve, se le lee, y se le ama.

Room 29 (Deutsche Grammophon, 2017)

Compartir