76 / 225

sábado 02 de junio

Primavera Sound Barcelona

Ray-Ban

22:35

Llevamos toda la vida escuchando que el diablo se esconde en los detalles, pero con Grizzly Bear aprendimos que ese también es el hábitat de algunas canciones, de algunos artistas. En Horn of Plenty (2004) Ed Droste creó una guarida para entrar a vivir, pero el paso de los años - y de los músicos, y de los discos... - la ha convertido en mansión. Habitaciones con espejos, pasillos eternos y mosaicos que reverberan. Y en las paredes, ruinas pintadas que esconden bajo su superficie mucho más de lo que muestran a primera vista, o a primera escucha. El trazo de estos pintores de instrumento fino invita a entrar, ver, firmar una, o dos, o tres hipotecas de tiempo y hacer de su música residencia permanente.

Painted Ruins (RCA, 2017)

Compartir